Cuidados para los pendientes para hombres

Los pendientes de hombre siempre se verán bastante bien, el estilo que aporta una de estas piezas es realmente impresionante. Pero para que se pueda ver bien hay un cuidado detrás que se debe de seguir y diferentes precauciones para que todo salga de la forma correcta. Las posibilidades de que se complique una perforación en un lóbulo son bastante altas. 

¿Quieres saber cómo reducir estas posibilidades? Pues aquí te mostraremos algunos pasos a seguir que te permitirán tener una perforación mucho más sana y lucir un pendiente para hombre con mucho estilo. 

1. Escoge la pieza del material correcto

El tipo de pieza que se emplee a la hora de realizar una perforación por primera vez en la oreja es muy importante. en este caso, se inserta un cuerpo extraño en el organismo y este buscará la manera de sacarlo de allí. Estos riesgos se pueden reducir si se utiliza un material de muy alta calidad como el oro o la plata

Estos materiales en mayor concentración pura son mucho más sanos. Así mismo el titanio o el platino pueden ser opciones viables. Cada uno de estos tiene menores concentraciones de otros metales y se permite que sean cada vez más hipo alergénicos. 

2. Lava constantemente

Cuando se realiza una perforación esto se trata también de una herida abierta como cualquier otra. Lo que quiere decir que necesitará de cuidados particulares. Lo mejor es que laves esta zona de una a tres veces durante el día. No puede hacerlo con cualquier jabón de baño común, pues este tiene diferentes elementos que pueden ser contraindicados. 

Lo correcto es que emplees un jabón neutro o que tengan un PH mucho menor para que sea menos invasivo. Así podrás lavarlo varias veces y permitirá que la cicatrización suceda más rápido. 

3. No retirarte los pendientes con los que te perforaste

Es muy importante que mantengas la misma pieza de joyería por unas 6 o 7 semanas. Este es el tiempo base para que la cicatrización de una perforación de este estilo se cicatrice por completo. Tu cuerpo necesitará acostumbrarse a ese cuerpo extraño que está allí ahora. Y la mejor forma es que entre en contacto con él el mayor tiempo y no sea removido. 

Las posibilidades de infección son cada vez más altas cuando se hacen cambios bruscos de piezas. Aunque las que son colocadas en primera instancia no suelen ser tan bonitas, lo mejor será esperar un poco. 

4. Girar el pendiente algunas veces en el día

Por medio del proceso de cicatrización el cuerpo comenzará crear costras y a generar tejido nuevo que cerrará la herida. Lo mejor es que gires el pendiente en dirección a alas gujas del reloj y también al revés. Esto te permitirá que no se quede pegado el pendiente a tu piel. 

Puede que los primeros días duela un poco, pues la herida aún está abierta, pero luego de una semana o dos no sentirás absolutamente nada y podrás girarlo sin problema alguno. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *