¿Cómo guardar correctamente una pulsera de oro?

by Bisuteria

Al momento de comprar una pulsera de oro quizá ni se te pase por la mente la forma en la cual vas a guardarla. Probablemente esto te parezca que no tiene demasiada importancia, pero la verdad es que sí. Cuando se compra una pulsera de oro, esto representa un gasto importante, sobre todo tomando en cuenta qué cantidad de quilates tenga. 

¿Se imaginan que luego de haber comprado una buena pulsera de oro esta termine dañada por guardarla mal? Esto sin duda alguna que no tendría ni el más mínimo sentido y terminaría siendo una total tragedia. Ya que esto puede ser un problema, a continuación, les estaremos contando la forma correcta en la cual podrán guardarlas. 

Compra un joyero para tus accesorios

Sí, también necesitarás hacer una pequeña inversión de un joyero, no tiene que ser tan costoso, pero sí que tenga el suficiente espacio para tus pulseras. Puede que tengas una sola, en este caso no será necesario que compres un joyero completo o demasiado grande. Realmente puedes ir con algo un poco más pequeño. 

No guardes tus pulseras juntas

Entre las peores cosas que puedes hacer cuando se tienen piezas de oro es ir guardándolas juntas. En primera instancia, se van a comenzar a rayar unas con otras por la cantidad de fricción que pueden tener a la hora de moverlas o manipularlas. 

Además, este es un material que suele ser bastante delicado, y la posibilidad de que se enreden es bastante alta. Desenredar varias pulseras y algunos collares de oro será definitivamente un problema y deberás hacerlo con sumo cuidado, pues si no, terminarás con todas o con algunas de tus piezas rotas. Para que esto no te suceda, es que necesitarás el joyero, ahí podrás dividir tus pulseras una a una. 

Guárdalas en las bolsas originales y en lugares oscuros

Dependiendo del sitio en el cual compres tus pulseras de oro, estas vendrán con bolsas originales, ya sea de la marca en la que la compras o la misma tienda. Estas bolsas están hechas específicamente para que el brillo y el color del oro se pueda mantener por mucho más tiempo. Bajo ningún concepto podrás sacarlas de allí, lo mejor es que siempre estén dentro y protegidas.

Si por alguna razón ya no tienes esta bolsa original, no te preocupes, pues en tu cocina puede estar la solución. Existen bolsas herméticas que te servirán perfectamente para hacer algo parecido a la protección que te brinda la bolsa original. En estas bolsas, también deberás guardar pulsera a pulsera de forma separada. 

Ya que tengas la bolsa correcta para ti, de nada servirá que esté aislada de contacto con el aire, para que tenga demasiada luz. Tanto la luz artificial como la natural, a una exposición demasiado alta con las piezas de oro puede dañarlas. Así que procura siempre mantenerlas dentro de un sitio oscuro y seco. Quizá dentro de una cómoda o alguna gaveta, ya decidirás tú, pero debe estar libre de cualquier tipo de humedad

Related Posts

Leave a Comment