Pendientes de moda

Cuando hablamos de bisutería, hay otra pieza fundamental y a tener en cuenta. Los pendientes de mujer sirven para darle un aire más creativo a nuestro estilo. Pero no te creas que es una idea novedosa, sino que para hablar de ellos, nos tenemos que echar la vista atrás muchísimos años. Así que, como tenemos tiempo, hoy vamos a descubrir los orígenes de los que ya conocemos como pendientes.

Además de su origen, investigaremos en su historia y evolución. Ya que como bien sabemos, no solo nos quedaremos con los clásicos pendientes, uno en cada lóbulo de la oreja. Porque gracias a los ‘piercings’ disponemos de tipos y estilos para todos los gustos. Por ello, como buena bisutería que son, también tendrán aquí su protagonismo.

Podrás descubrir los pendientes de mujer más impresionantes y a un precio irresistible. Por lo que no está de más que les eches un vistazo. Porque seguro, encontrarás esa selección que tanto tiempo llevas buscando. Desde los pendientes de plata hasta los bañados en oro, con circonitas, estilos clásicos o más modernos. ¡No te lo pienses más, porque un capricho como éste, te lo podrás permitir!.

Historia y origen de los pendientes

Cuando investigamos en el origen de los pendientes, siempre nos llegan informaciones que son de lo más variadas. Lo cierto es que hay que remontarnos a más de 6000 años. Se dice que fue en Egipto donde se vieron por primera vez. Los pendientes eran los que determinaban la clase social de cada familia. Se trataba de unos aros en oro, porque así, era una manera de simbolizar el dinero de sus allegados. Como los egipcios solían trabajar materiales como el oro o bien la plata, no era algo complicado el que llegaran a usar este tipo de accesorios.

Aunque por otro lado se dice que en un primer momento eran los hombres quienes los llevaban. Hoy en día, tanto hombres como mujeres llevan pendientes, pero por aquella época, ellas no tanto. Tanto los guerreros que pertenecían a la antigua Persia como griegos o romanos tampoco se pudieron resistir a este accesorio. Por aquel entonces, lo más común era llevar solamente un pendiente. Como bien hemos dicho, por un lado era un símbolo de riquezas, pero también de recompensa, para indicar que una persona era un esclavo o bien para curar ciertos males del estómago, si eran empleados por los curanderos.

Sí, parece que los pendientes han dado para mucho a lo largo de los años. No fue hasta la Edad Media cuando solamente las mujeres podían hacer uso de ellos. Se usaban como armas de seducción, porque era una forma de que los hombres se fijaran en el valor de dichas piezas. Sabiendo así la procedencia de la dama. No fue hasta casi el siglo XX cuando los pendientes se convirtieron en unas piezas de moda, más variadas y dejando atrás todo tipo de simbolismos que pertenecen solo a la historia.

Tipos de pendientes

Son muchos y muy diferentes los tipos de pendientes que tenemos en el mercado. Por lo que siempre habrá una opción, o más de una, por la que decantarte. ¿Cuáles son las que más te gustan?.

  • Pendientes de botón: Son pequeñas piezas que quedan pegadas completamente al lóbulo de la oreja. Es decir, no colgará ningún tipo de detalles de ellos. Como suelen tener un tamaño reducido, es aconsejable llevarlos con el cabello corto o recogido.
  • Pendientes largos o alargados: Dentro de este grupo hay otros subgrupos de lo más diversos. Porque nos encontraremos con los pendientes que ya sobresalen del lóbulo de la oreja. Pendientes que están compuestos por varias piedras, circonitas, así como plumas o cadenas. En este caso, tanto el cabello recogido como el suelto irá perfecto para unos accesorios largos de este tipo.
  • Pendientes aros: Sin duda, uno de los más famosos estilos. Porque suelen favorecer mucho y porque también los vamos a encontrar en diversos tamaños. Desde los más pequeños y gruesos, hasta los más grandes y finos. Sin duda, todo ello dependerá del look y estilo final que queramos conseguir. Es una buena elección porque dentro de los pendientes de tipo aro también nos encontraremos con un sinfín de composiciones así como de materiales en los que están fabricados.
  • Piercings: Sin duda, otro tipo de pendientes que podremos lucir aunque por todo el cuerpo. Aunque nosotros nos vamos a quedar con los de la oreja. Dependiendo de la zona donde los llevemos, dentro de la oreja, también tendrán un nombre concreto. Por ejemplo el piercing Hélix es el que se ubica en el pliegue exterior de la oreja, mientras que el Tragus va en el cartílago antes de la entrada del oído. El anti-tragus va en el cartílago posterior y el Industrial es el que atraviesa con una barra la parte superior de la oreja.

Elige los pendientes según tu tipo de rostro

Aunque no te parezca algo a tener en cuenta, sí que influye mucho a la hora de terminar todo tipo de look. Hablamos de que debemos elegir los pendientes según el tipo de facciones que tengamos. Porque de este modo es ayudar un poco más a que salgamos más favorecidos. ¿No te parece un buen fin?. Seguro que sí, así que no puedes dejar de leer lo que sigue.

  • Rostro ovalado: Son los afortunados. Más que nada porque todo tipo de pendientes les queda muy bien. Así que, no tendrán nada de complicación. Al ser una cara más equilibrada, todo tipo de accesorios irá con ella. Tanto si te apetecen un poco más largos como unos bonitos aros.
  • Rostro cuadrado: Olvídate de los pendientes muy grandes y aparatosos. Lo mejor en este caso es optar por los redondos. Porque aportarán el equilibrio que buscamos a nuestro rostro.
  • Rostro corazón: Si tienes unos bonitos pendientes en forma de pico, olvídate de ellos. Porque con el rostro de tipo corazón, no van a resultar buenos. Déjate llevar por los más sencillos pero que cuenten con una base más ancha que la parte superior. Ya que así, tu rostro se verá bien equilibrado.
  • Rostros redondos: Pues ya lo dice la palabra, si tenemos un rostro redondo tenemos que olvidarnos de esa forma para los pendientes. Debemos elegir alguno más largo, que haga que nuestra cara se vea un poco más alargada. Eso sí, siempre mejor que sean largos pero estrechos. Porque no queremos darle el efecto ancho, aunque sea visualmente.

Qué pendientes llevar para cada momento del día

Cada momento del día nos va pidiendo unas prendas concretas, así como unos complementos que nos ayuden a terminar nuestro estilo. Por eso, cuando hablamos de pendientes, tampoco nos íbamos a quedar atrás. Ellos también pueden ser idóneos para cada momento del día. ¡Descúbrelo!.

  • Para una noche de fiesta: Una de las mejores ideas para las noches de fiesta, es dejarnos llevar por los llamados pendientes XXL. Sí, esos que cuentan con un gran tamaño y que vienen combinados por diferentes piezas así como colores. Podemos darles protagonismos si usamos prendas más sencillas o en colores básicos. Pero todo eso depende del evento en cuestión y como no, de tus gustos.
  • Durante el día: Para el día, lo mejor es dejarnos llevar por los estilos más sencillos. Puedes apostar por unos aros finos, unos pendientes pequeños de botón o bien, unos largos pero sencillos. Si eliges estos últimos, lo mejor es no recargar tu estilo. Porque durante el día necesitamos optar por la técnica de ‘menos es más’. Así que, luce un traje sencillo y apuesta por esos pendientes largos que tanto te gustan.
  • Pendientes para una cita: Si vas a ir muy sencilla, entonces los pendientes irán acorde a tu estilo. Si quieres sencillez pero verte a la última, nada como unos pendientes de flecos y a todo color. Claro que si tu estilo es más clásico, entonces opta por las perlas en todas sus formas y colores, porque con ellas siempre acertarás.
  • Para la oficina: Sin duda, lo mejor son los aros pequeños, circonitas y pendientes de botón, así como unas perlas. La sencillez vuelve a reinar en nuestro trabajo. Sobre todo cuando estamos de cara al público.

Además de pendientes, en nuestra tienda de bisutería encontrarás: