Evita que se caigan brillantes y adornos de tus pulseras de oro

by Bisuteria

Seguramente que ya te ha podido encantar una que otra pulsera de oro que tenga hermosos brillantes y uno que otro colgante. La verdad es que este tipo de pulseras son de las más buscadas precisamente por el estilo que brindan a cada una de las chicas que las llevan, el asunto es que deben tener cuidados particulares.

El oro, aunque resistente, dependiendo de su concentración y además de la estructura de sus componentes puede ser también bastante delicado. Sobre todo, en relación a sus colgantes que se pueden caer y ni hablar de los brillantes. Estos suelen correr mucho riesgo es ciertas situaciones. 

¿No quieres que tu pulsera se quede sin esos hermosos adornos? Pues no te preocupes, ya te contamos cómo prevenirlo. 

Lava tus pulseras con cuidado 

En la mayor parte de los casos cuando una pulsera termina dañada o simplemente con algún tipo de caída de los adornos tiene que ver con que no se ha lavado de la forma correcta. Cuando se lava una pulsera de oro esto se tiene que hacer poco a poco. En primera instancia, no se pueden lavar todas juntas. Lo correcto es que se lave una por una para así prevenir las caídas. 

Sí mismo, al momento de frotar y hacer la limpieza esto se tiene que hacer con suma delicadeza. Lo que siempre se utiliza es un cepillo dental con cerdas muy suaves, y aunque estas sean suaves, también se necesitará hacerlo poco a poco, no de forma invasiva como si se estuviese fregando un suelo. 

Lo mismo sucederá en el momento del secado y el pulido, se tiene que hacer con mucha calma y pulsera a pulsera, no todas juntas. Si se hace esto de la forma correcta, se permitirá que cada una de sus piezas se mantenga. 

No guardes tus pulseras con brillantes juntas 

Lo primero que hay que saber es que no se puede guardar ningún tipo de pulsera de oro junto a otra. Este material es bastante delicado y hará que se raye con facilidad junto con las otras pulseras. La fricción que hay entre las pulseras, las terminará arruinando. En caso de que tengan brillantes, estos suelen ser un tanto duros, y aunque bien pegados no resisten tanto como se creen. 

Es por ello que luego de estar cierto tiempo en un mismo espacio sus pulseras pueden terminar sin una u otra piedra precisamente porque la han guardado mal. Esto mismo sucederá si es que cuentan con colgantes y las guardan juntas. Este es uno de los peores errores que cometerán, pues las pulseras se enredan con bastante facilidad, así que, al intentar zafarlas, lo más probable es que se rompan. 

No utilices ropa que enrede tus pulseras 

Esto sí que puede sonar algo extraño, pero si llevas algún tipo de prenda que tenga tejido, seguramente en algún momento tu pulsera terminará enredada en la tela. Esto hará que si no se atiende con sumo cuidado termine rompiéndose algún colgante dañándose algún brillo, es igual si se le dan fuertes golpes, esto la dañará por completo. 

Related Posts

Leave a Comment